Hay un lugar en el mundo en donde las playas son un paraíso, el agua cristalina y los arrecifes de coral son la base del país. Sin embargo es el lugar que menos visitan los turistas en el mundo.

¿Podríamos imaginarnos el lugar más paradisíaco que nos llegue a la mente, lleno de playas de arena blanca y con el agua más clara y cristalina y además saber que el lugar está formado por cuatro arrecifes de coral y cinco atolones aún más magníficos, en donde la diversidad animal es infinita y sola se puede observar allí? Seguramente muchos no dudaron en pasar unas vacaciones en este lugar, para estar desconectados del ajetreo de la ciudad. Sin embargo, para sorpresa de muchos, este es el lugar menos visitado del mundo.

Esta isla está situada en el Océano Pacífico, a mitad de camino entre Australia y Hawái y es uno de los cuatro países más pequeños del mundo: Tuvalu.

Es un lugar poco conocido, a pesar de encontrarse en uno de los destinos turísticos de moda en los últimos años, ya que hace parte de los cuatro países de la Polinesia y uno de los 14 que integran Oceanía. Su mayor atractivo es sin duda su clima tropical y su baja altura respecto al nivel del mar, sus 5 metros le permiten tener extensas playas que destacan por su color blanco.

Ubicada a 4.000 kilómetros al noreste de Australia, Fiji al sur, Kiribati al norte y las Islas Salomón al oeste, solo cuenta con 25 kilómetros cuadrados y tiene una población de solo 12.000 habitantes hace que sea uno de los países más pequeños del mundo.

Pero ¿Por qué este maravilloso lugar, con todo lo necesario para tener unas vacaciones inolvidables, aún no llega el turismo?

La respuesta es muy simple y corta: no es de fácil acceso.

Para llegar allí se debe viajar en barco con el gasto de tiempo que este supone o por avión, pero solo hay una compañía que vuela hasta este lugar: Fiji Airways y solo hace recorridos dos veces por semana, partiendo de Suva, capital de Fiji.

El difícil acceso genera, según investigaciones de la OMT, que este sea el lugar que menos turistas recibe en todo el mundo, sus visitantes alcanzan un poco más de 2.000 al año. Sin embargo, el problema no es el turismo, lo que afecta el lugar es el cambio climático.

El aumento gradual del nivel del mar ha generado pérdidas en el territorio en los últimos años. A esto debemos sumarle los constantes tifones en la zona que generan disminución del tamaño de sus playas cada año lo que hace evidenciar que el aumento del mar hará que este mágico lugar desaparezca eventualmente, muchos expertos aseguran que Tuvalu será el primer país del mundo en hundirse a causa del aumento de las temperaturas del planeta.

Uno de los mayores atractivos de este lugar es sin duda el área de conservación de Funafuti, cuenta con 33 kilómetros cuadrados de arrecifes de coral, lagunas y océanos en donde se puede apreciar una gran diversidad tanto marina como terrestre.   

Es un pueblo pesquero por tradición y han sufrido varios problemas con la agricultura debido a que los tifones salinizan la tierra lo que provoca que las cosechas no tengan un buen desarrollo. Por otro lado una de las vías principales de la economía se basa en la venta de monedas y sellos postales que son muy deseados en el mercado de coleccionistas.

Tuvalu es consciente de la gran riqueza paradisiaca que tiene, pero también saben que su destino es desaparecer si no se detiene el cambio climático. Por esto han solicitado la ayuda de las Naciones Unidas para poder subsanar una catástrofe que parece inminente. Una de las primeras medidas solicitadas es la reubicación de los 12.000 habitantes en otros países del continente.

Este lugar sin duda puede presumir ser uno de los lugares más bellos del planeta pero también uno de los más desconocidos y el candidato principal para desaparecer del planeta.