El surf siempre ha sido un deporte de moda y sobre todo ahora, los que conocen del tema observan el pronóstico del oleaje y cuando mejor-peor las describen corren para Nazaré, ya que en su playa del norte rompen las olas más grandes del mundo. Para comer unas sardinas asadas en su barrio más típico, Sitio, y para hospedarse, un camping de lujo en el resort Oahi Nazaré, para disfrutar el próximo verano de este sitio de moda.

Cuando se busca Nazaré en Google Maps, se podrá observar vía satélite que este pueblo, a hora y media de Lisboa, tiene una playa justo en frente, de cerca de 1500 metros de longitud y 200 de ancho, en donde perfectamente se podrían acomodar los 15.000 habitantes de este pueblo si decidieran ir todos al tiempo.

Al norte de este lugar y de la mágica playa de Nazaré, se encuentra el barrio Sitio, que realmente es un lugar maravilloso, se encuentra a 110 metros de altura, con una vista casi perfecta y una ermita en donde Vasco da Gama le rezó a la Virgen de Nazaré antes y después de su primer viaje a tierras Indias. Uno de los restaurantes que allí se encuentra, Casa Pires, es famoso por sus sardinas asadas, platillo por el cual viajeros de todos lados hacen una parada imperdible en este lugar. Para llegar a Sitio hay un transporte que asciende cada 15 minutos por una rampa con un desnivel del 42% la cual separa la costa de la montaña.

Hacia el norte se encuentra la playa del norte, la mejor para practicar surf, por allí rompen las olas más grandes jamás vistas, casi tan altas como un edificio de ocho pisos. El mejor lugar para apreciarlas es el antiguo fuerte de San Miguel Arcángel, hoy convertido en faro y museo en donde se pueden apreciar las tablas de los más famosos surfistas que han tenido la valentía de enfrentar las enormes olas, como Hugo Vau quien en 2018 montó una de 35 metros. 

Para surfear estas olas, además de estar en forma y algo loco, hay que tener un buen ayudante o un experto piloto de motos acuáticas que lleve al surfista hasta la cresta de la gigantesca ola antes de que cuando se rompa lo devore por completo. No es fácil tomar la medida de estas montañas de agua, la altura se hace por medio de estimaciones gráficas que se realizan desde un acantilado cercano, y en ellas se ha basado el libro Guinnes para confirmar los constantes récords de los surfistas que llegan a Nazaré. 

Antes de saber la altura exacta de cada ola, es más fácil dar la explicación de porque son tan grandes, y es que un desfiladero submarino de cerca de 210 kilómetros de longitud y 4300 de profundidad apunta hacia el lugar y finaliza de forma abrupta en la costa, comprimiendo el fondo del mar  como un embudo y elevándolo como un edificio. 

Para alojarse en este maravilloso lugar, qué mejor forma de hacerlo en un resort a la sombra de un pinar de bungalows de madera y lujosas tiendas de glamping, son el lugar ideal para pasar la noche solos, en pareja o en familia. El lugar cuenta con todos los servicios: piscina, parque infantil, coworking, gimnasio entre otros servicios que sin duda harán que sus huéspedes tengan una estadía inolvidable. Las tiendas de glamping cuentan con baño, ducha, cocina y una maravillosa terraza para apreciar el atardecer de este mágico lugar.