Se encuentra a 40 minutos en coche o tren desde Oporto, Braga es comparada con Roma y eso la hace tener un nivel muy alto, pero si se compra con esta ciudad,  por algo será. Para comenzar a descifrar esta ciudad, lo mejor es iniciar con un paseo por sus calles y plazas de su casco antiguo y descubrir que la Roma lusa es una de las ciudades más hermosas de Portugal.

Que haya sido elegida como mejor destino europeo es sin duda la excusa perfecta para añadirla a la lista de ciudades por visitar. Esta ciudad es monumental, pero a la vez muy dinámica y cultural, tiene dos universidades y varios museos por descubrir, tiene una gastronomía deliciosa, es ideal para ir de compras y lo más importante, es una ciudad comprometida con el turismo sostenible.

Allí podremos apreciar mansiones, palacios, fuentes e iglesias barrocas que se alojan en el casco histórico de Braga, de grandes dimensiones y sobre todo muy agradable para recorrer, ya que su mayoría es peatonal. Es el principal centro religioso del país y por ello cuenta con dos lugares icónicos a las afueras de la ciudad con hermosos paisajes verdes: el santuario do Bom Jesus que se encuentra en lo alto de una colina y el Samerio, ambos cuentan con unas vistas maravillosas.

El primero es uno de los monumentos históricos más famosos de Portugal, a este se puede acceder en coche o funicular aunque sin duda la mejor forma de visitarlo es a pie, en forma de peregrinación e ir apreciando las capillas y fuentes de sus famosas escaleras barrocas talladas en granito.

Regresando al centro de la ciudad de los arzobispos, artífices de la pujanza desde hace ya varios siglos, lo más recomendable es situarse en la rua do Souto que divide por la mitad el casco histórico, una calle bastante transitada que en su centro alberga su animada plaza de la República, lugar de partida para sus restaurantes, pastelerías, etc., por allí se pueden ir conociendo sus monumentos más importantes como el Palacio Episcopal o el Jardín de San Bárbara o la catedral de Santa María, la más antigua del país.

Reanudando el recorrido, por cada rincón se pueden apreciar varias iglesias como la de Santa Cruz donde junto a esta se encuentra el maravilloso Hospital de San Marcos.

Al cruzar el arco de Porta Nova, sobre una de las puertas de la muralla medieval desaparecida, inevitable como el elegante palacio que en su interior alberga el Museo dos Vizcaínos, que se dedica esencialmente a las artes decorativas, el palacio azul do Raio cuenta con una fachada de azulejos y en su interior se encuentra el convento de Pópolo, son sin duda lugares maravillosos que no se pueden pasar por alto en el mejor destino europeo de 2021.

Por otro lado, se sabe bien que la gastronomía portuguesa es muy amplia y sobre todo deliciosa, especialmente en el norte del país. En Braga se caracterizan por el arroz con pato, cabrito o el bacalao, sin embargo, también se pueden encontrar otras especialidades y tradicionales comidas de la cocina lusa.