Es un municipio atravesado por el río Najerilla, y resguardado por el Pico de Nájera, los Cerros Malpica, De la Horca, Mal Vecino, La Atalaya y Castillo, con alturas que no superan los 666 m. Cuenta con 7.560 habitantes y se destaca por su actividad agrícola y ser uno de los principales productores del sector terciario de La Rioja. En nájera, se realizan diferentes fiestas locales durante todo el año, dentro de las cuales están: Fiesta de San Prudencio (abril 28), San Juan (junio 24), San Pedro (junio 29), en el que se celebran “Las Vueltas”, histórica tradición que consiste en dar vueltas en el paseo y llegar hasta la plaza, bailando y pidiendo agua; y la fiesta de Santa María La Real (Septiembre 17).

Por su importancia histórica dentro de la comarca, sus atractivos turísticos son:  El Monasterio de Santa María la Real o claustro de los caballeros construido en el siglo XVI, fue el lugar de enterramiento de decenas de nobles, así que se podrá encontrar sarcófagos góticos y esculturas yacentes únicas, que merece una visita sosegada, el Monasterio y parroquia de la Santa Cruz, que data del año 1054, el templo actual fue consagrado en 1611. Alberga las reliquias de San Prudencio, entre otros santos, y cuadros procedentes de Santa María la Real, las Ruinas del castillo-fortaleza de La Mota, destruido durante los conflictos comuneros del siglo XVI, el Convento de Santa Elena, fundado a mediados del siglo XVI, el Santo Hospital del Refugio, del siglo XVII y para finalizar, el casco histórico. Paseo. Riberas del Najerilla. Barranco del Inglés, camino de las huertas, peña Malpica y paseo de La Salera.