Es un pequeño municipio situado al pie de la sierra de la Demanda y a orillas del río Cárdenas, en el que habitan aproximadamente 300 personas, las cuales todos los años festejan el 15 de junio, la Romería a la Cueva del Santo, celebración en la que participan solamente los hombres y consiste en ir a pie o a caballo a la cueva del Santo, donde escuchan la misa de rodillas, luego, en septiembre 27 celebran la traslación de los restos de la arqueta relicario de San Millán; y el 12 de noviembre celebran el aniversario de la muerte de este Santo.

Como es evidente, el atractivo de este municipio gira alrededor de la religión y al legado que dejó San Millán, un ermitaño de quien se creó una ferviente comunidad religiosa entre los siglos V y VI. Por lo tanto, los lugares que debes visitar cuando vayas son:

Los monasterios de Suso y Yuso

Son considerados un atractivo turístico, ya que además de ser Patrimonio de la Humanidad desde 1997, y lugar donde albergan los restos de San Millán, también se han destacado por ser considerados la cuna del idioma castellano. Los edificios custodian diferentes cantorales (manuscritos musicales de gran formato utilizados en iglesias y catedrales durante la Edad Media y el Renacimiento), cuyo peso de cada ejemplar llega hasta los 60 kg. La entrada a estos monasterios, varia entre 4-6€. Para más información, consulta aquí. 

De igual manera, San Millán de la Cogolla cuenta con actividades orientadas al etnoturismo, donde sus visitantes podrán disfrutar en familia o amigos de: 

Vincana, La Yincana del vino

Este plan es apto para todas las edades, ya que consiste en un juego que dura aproximadamente 2 horas y la idea es seguir pistas y resolver enigmas sobre el tema principal, el vino. Además, incluye visita guiada a la bodega, cata de vino y aperitivo campero en el Guardaviñas. El precio es de 20€ por persona y se realiza en los meses de abril a Octubre. Para más información, consulta aquí. 

Comida privada en Guardaviñas y visita a bodega

Este plan está pensado para realizarlo en pareja o con amigos cercanos, ya que comer en un Guardaviñas es una experiencia única y exclusiva que vale la pena vivir con las personas que tú más quieres en una fecha especial. La actividad dura aproximadamente 1h y 30 minutos y el precio por persona es de 54€. Para más información, consulta aquí.