Cerca de 250 pueblos eran candidatos a ser la capital del turismo rural de 2021, pero los internautas decidieron que la corona se la llevara el bonito pueblo de la serranía de Cádiz, en la ruta de pueblos blancos.

 Olvera toma el puesto de Potes y antes, de Santillana del Mar, que fueron capitales del turismo rural en sus primeras ediciones. Este año sus rivales, diez en total, con menos de 10.000 habitantes y con atractivos turísticos, sin duda eran gran competencia en cuanto a turismo rural; el 18% de los votantes eligieron a este pueblo gaditano como la capital del turismo rural de 2021.

 Olvera es sin duda una joya rural, un ejemplo perfecto de pueblo blanco y serrano, con casas de arquitectura de estilo tradicional en la sierra, sus calles estrechas y adaptadas a las pendientes del lugar. Recorriendo el barrio de la Villa, mientras se respira el aroma de las plantas que adornan las paredes y ventanas, alcanzando el punto más del lugar histórico, el castillo que lo adorna, construido a finales del siglo XII a 623 metros de altura como parte de la defensa del Reino Nazarí de Granada. Un lugar donde se evidencian vestigios del pasado árabe en el lugar, que podemos encontrar en las torres de Pan y de los Olivillos.

 Para ir descubriendo el catálogo monumental se debe tomar un tiempo. Así se podrá recorrer la plaza del ayuntamiento, la iglesia de la Encarnación y otros edificios religiosos es un espacio de ocio para los 8000 habitantes de Olvera.

 Olvera es un pueblo colmado de miradores que se asoman a los campos de olivares que lo rodean. El recorrido por estos se puede comenzar por el Centro Cultural de La Cilla, en la plaza donde se encuentra la iglesia, allí también se encuentra la oficina de turismo, una exposición arqueología y el Centro de Interpretación de la Vía Verde de la Sierra. Las grandes panorámicas también se encuentran en Las Herrizas y el Peñón de Cerretillo que se van abriendo paso por las calles del barrio de la Villa.

 Entre Olvera y Puerto Serrano se encuentra la línea verde de la sierra, con cerca de 36 kilómetros que la recorren por una antigua calzada de tren que atraviesa los túneles, viaductos, y edificios ferroviarios antiguos. Durante el recorrido se encuentran dos lugares de suma importancia: la reserva natural del Peñón de Zaframagón, que es un refugio con la mayor concentración de buitres leonados de Andalucía y el monumento natural Chaparro de la Vega.

 En cuanto al alojamiento, allí se puede encontrar uno bastante peculiar, que se encuentra en los vagones de tren de una antigua estación, que fue puesta nuevamente en funcionamiento en medio de la naturaleza. Cada vagón cuenta con 5 metros cuadrados y dos habitaciones equipadas con todas las comodidades necesarias. Este complejo hotelero también cuenta con piscina y ofrece servicio de bicicletas para recorrer la línea verde.