Desde mediados de 2011 y como forma continua de mostrar un interés hacia la encuesta de “Árbol del Año”; la organización Environmental Partnership Association (EPA) cada año se encarga de este concurso para así indicar cuál es el árbol más característico en Europa, en la más reciente edición, la Carrasca milenaria de Lecina, Huesca, fue elegida como el árbol europeo del 2021.

El objetivo de este certamen es generar una conciencia acerca del patrimonio natural y cultural de las diferentes y diversas regiones que hacen parte de la ecología del continente. Con esto se busca involucrar a las comunidades con el entorno, generando vínculos estrechos para incentivar y contribuir con la conservación.

En sus inicios, solo cinco países hacían parte de la competición, sin embargo, en la actualidad ya se cuenta con 16 aboles participantes que hacen representación nacional. Para lograr ser los ganadores de la competición, primero deben ser elegidos dentro del país donde se ha realizado una votación como el árbol más apreciado a nivel local.

La Carrasca de Lecina, compitió con otros 11 árboles representantes en España. Este enorme árbol  dueño del premio europeo tiene un tronco de 7 metros de perímetro y una copa que se levanta a 16 metros de altura. Se estima que tiene cerca de unos 1.000 años.

Cuentan las leyendas que este árbol alberga grandes historias y sobre todo romanticismo, debido a su edad y a la vez hablan sobre los vínculos territoriales que la rodean en el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara.

Otra parte de la historia, habla de la época en que las brujas habitaban el lugar y tenían una presencia imponente en la Carrasca donde se reunían y celebraban sus ritos.

Hoy en día, los habitantes del sector siguen prefiriendo estar a la sombra de este majestuoso árbol y allí celebrar diferentes tipos de reuniones y así mantener juntos un vínculo que perdure por miles de años más.