Luego de ser el epicentro de la pandemia que afectó el mundo entero, China ha comenzado a agilizar su regreso al turismo y lo ha hecho desde ya hace algunos meses, sin embargo antes de que ocurriera todo, el turista chino estaba acostumbrado a destinos internacionales y lujosos.

El país asiático ha sido uno de los primeros en controlar la propagación interna del virus y es que si en una ciudad se detecta algún caso, en los cinco días posteriores ya se habrán realizado test PCR a casi la totalidad de la población.

Esto como punto de partida a una contención del virus, ya que si en alguna provincia se detectan casos, se procede a cerrar de inmediato la ciudad para así darle al gobierno datos más certeros ayudando a una mejor visión hacia el futuro del turismo en el lugar.

Este tipo de situación se ha presentado algunas veces en regiones de China, pero ante la pronta acción se han evitado contagios masivos y cierres prolongados y se ha evitado afectar la economía y el turismo.

Por esta forma de controlar los contagios , es que en este país no se han perdido las ganas de viajar y si es que se da el caso de haber alguna restricción, las ganas por hacer turismo crecen aún más.

Allí se comenzó a reabrir el turismo desde mayo, con algunas restricciones, pero durante las vacaciones de mitad de año la economía y el turismo tuvieron una recuperación del 50% comparándolo con años anteriores.

En octubre el gobierno chino quiso que varios festivos fueran consecutivos, dando así 9 días de vacaciones para que las personas pudieran viajar y seguir apoyando el turismo con estancias más largas, con lo que se recuperó en un 80% la demanda.

Pero esto no es solo beneficioso para los hoteles, agencias de alquileres de carros, parques de atracciones y naturales también han sentido el crecimiento de su economía con estas medidas tomadas por los gobernantes.

Ante el cierre de fronteras en muchos países, los chinos han tenido que  realizar sus viajes dentro del territorio. Es por esto que hoteles de 4 y 5 estrellas y condominios turísticos de alta gama fueron los primeros en recuperarse de la crisis. Se han escogido más este tipo de estadías debido a la calidad y a la seguridad que ofrecen en cuanto a higiene y normas de salubridad para esta época. 

En el turismo también se han incrementado los viajes en grupos o familiares y se ha optado por ofrecer guías turísticos y transporte solo para el grupo o familia y así velar por la seguridad de los viajeros.

La seguridad y las normativas tomadas por el gobierno ante estos tiempos de crisis en China han hecho que los diferentes sectores salgan de la crisis y sus ciudadanos puedan viajar con total seguridad.