Reabrió nuevamente a inicios de este mes, solo para excursiones, pero con varias mejorías en sus productos y servicios, y con los protocolos sanitarios necesarios para ofrecer una estancia segura, Cayo Largo del Sur ofrece una atractiva opción dentro de la oferta turística cubana actual.

Se encuentra al noroccidente del mar Caribe y al sur de Cuba, tiene una superficie de 37 km2 y 25 km de longitud, toda esta extensión llena de playas exóticas. Su clima es tropical moderado con una temperatura media que ronda los 27ºc. El lugar cuenta con instalaciones hoteleras de entre 3 y 4 estrellas para una suma total de 1.300 habitaciones administradas por el Grupo empresarial Hotelero Gran Caribe S.A.

Entre sus atractivos más destacados se encuentra la playa Lindamar, en forma de concha y rodeada por rocas blancas en sus 5 km de longitud; Playa Sirena  de 2,3 km de longitud siendo esta una de las más bellas de Cuba por su fina de arena blanca de origen oolítico, que siempre se mantiene fresca al paso de los turistas sin importar lo fuertes que sean los rayos del sol.

En los programas de conservación y protección de los recursos naturales de este destino turístico se encuentra la protección a las tortugas marinas, con el fin de preservar su hábitat natural y conservar la especie.

Durante los meses de abril a septiembre tres tipos de tortugas marinas se reproducen en este lugar: Tortuga Caguama, Tortuga Verde y Tortuga Carey. Cayo Largo cuenta con un criadero de tortugas que se sitúa en un pueblo turístico y por esto se recolectan los nidos de las playas más vulnerables y se llevan a los criaderos para encubar los huevos, pero una vez nacen las tortugas se liberan a su hábitat natural.

Cayo Largo cuenta con una naturaleza muy seductora, su flora es muy diversa y antigua con una vegetación costera en donde prevalecen el mate de costa y la verdolaga de playa, entre otros. Su fauna también es bastante extensa, allí se podrá observar especies como el cocodrilo acutus, iguanas entre otras especies.

El buceo cuenta con zonas maravillosas, en donde la claridad de las aguas llega a profundidades significativas y en donde la biodiversidad del ecosistema marino se convierte en jardines de coral, hogar de varias especies de peces y moluscos tropicales.

Las formaciones de los arrecifes de coral que bordena el Cayo se van extendiendo por todo el grupo insular de Los Canarreos para crear un mágico escenario disponible para quienes buscan contemplar el mundo acuático tropical

Todos los hoteles del lugar cuentan con instructores y los recursos adecuados para poder sumergirse en su totalidad en la experiencia del buceo en estas aguas.