El famoso Arco de Darwin, una formación rocosa icónica tanto geológica como turísticamente, situado al norte de las islas Galápagos, se derrumbó el lunes luego de un proceso natural de erosión, así se informó por parte del Ministerio del Ambiente de este país.

Esta enorme formación, similar al Arco del Triunfo, era constantemente visitada por centenares de turistas, ya que allí era común la práctica del buceo y según los operadores turísticos del lugar no se han reportado más daños o víctimas.

El Arco de Darwin era una piedra natural que en algún momento hizo parte de la isla que lleva su mismo nombre, a la cual no se puede acceder por tierra debido a las restricciones de protección de la flora y la fauna en el archipiélago ecuatoriano.

Sin embargo este sitio está catalogado como uno de los mejores del mundo para practicar buceo porque se pueden observar diferentes especies de tiburones, peces, tortugas marinas, delfines entre otros. Algunos turistas presenciaron el acontecimiento y tal parece que el dintel de la piedra se vino abajo dejando en pie solo las pilastras de la formación.

La creación de este archipiélago gracias a las erupciones submarinas, se ubica en una de las zonas con más actividad volcánica del planeta por lo que también está sometido a una gran actividad sísmica.

Las Islas Galápagos fueron declaradas Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco en 1987, se encuentran en medio del océano pacífico a unos mil kilómetros al oeste de las costas ecuatorianas.

El archipiélago se compone de 13 islas grandes, 6 menores y 42 islotes, por lo que es considerado un laboratorio natural el cual permitió al científico inglés Charles Darwin realizar el desarrollo de su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.