El objetivo de reinventar el muelle 55 del río Hudson es dar a los turistas una experiencia de inmersión en la naturaleza y el arte.

Nueva York ha sumado a sus paisajes una isla pequeña de cemento que crea la ilusión de emerger de las aguas del río Hudson. Se ubica junto al muelle Pier 55, un lugar que ha dejado de usarse debido a su mal estado, el lugar tiene una dimensión de una hectárea que simula la continuación flotante del parque de Hudson River Park.

Es un espacio verde que nació gracias a la buena voluntad de un magnate y las ideas de sus diseñadores y arquitectos, se abrió al público el pasado 21 de mayo a la par del levantamiento de las restricciones de la pandemia en la ciudad.

Para 2013, una fundación sin ánimo de lucro quiso buscar una solución para uno de los muelles del río, que fue destruido por el Huracán Sandy. Así, Pier 55 se fue convirtiendo de a poco en Little Island, un proyecto que duró 10 años para poder terminarse. Esta estructura está conformada por 132 columnas que forman una copa en la superficie. La parte cóncava se llenó de tierra para poder hacer una plantación en ella de 350 especies de flores y árboles.

El objetivo de este nuevo lugar es poder crear una experiencia de inmersión con la naturaleza y el arte, un espacio verde para realizar actividades al aire libre, que cuenta con un área de descanso y un recorrido por varias zonas de interés. Cuenta con dos puentes que permiten el acceso al parque, en donde se ubican tres miradores sobre el río Hudson los cuales permiten disfrutar de la maravillosa vista del sur de Manhattan y Nueva Jersey.

El parque comienza a funcionar de 6 de la mañana hasta la 1 de la madrugada, y su ingreso es gratuito, pero a pesar de esto se debe realizar una reserva para poder acceder a él.

En el parque se podrán disfrutar de actividades de todo tipo y para todas las edades, las actividades van desde talleres de arte hasta lectura de libros en la librería móvil, cuenta con espacios adecuados para conciertos o recitales de ballet entre muchas otras actividades.

El parque cambia su aspecto constantemente, varía según las estaciones, y la iluminación es diferente dependiendo el momento del día, lo que hace un atractivo para quien los visita para poder maravillarse con este lugar en cualquier momento.