Fitur 2018

Lunes, 09 Octubre 2017 11:30

La América Hispana y el Desarrollo del Turismo Mundial

Valora este artículo
(2 votos)
La América Hispana y el Desarrollo del Turismo Mundial

Antonio Tejera

 

 

 

 

 

 

“cocheros chambaculeros” colombianos, en la mítica ciudad de Cartagena de Indias.. F/Cablenoticias

 

Un impresionante Mundo de Posibilidades

 

“…El turismo da trabajo a millones personas en todo el mundo, de forma directa o indirecta. La mayoría de estos empleos se crean en pequeñas y medianas empresas familiares…” Organización Mundial del Turismo (OMT)

 

La Realidad de unos Sueños

 

Allá por los años sesenta del pasado siglo, hablar de desarrollo turístico en la América Hispana, era algo bastante más ilusorio que una auténtica utopía. En aquellos años, no se había oído siquiera hablar del Cancún mexicano, del complejo de El Morro venezolano, y mucho menos aún, de Costa Rica, Nicaragua o la isla de Cuba, como futuros destinos del turismo mundial. Brasil era quizás la referencia más cercana a eso que hoy conocemos como “destino turístico”, fundamentalmente por el mítico carnaval de Río de Janeiro que ya era una poderosa llamada para quienes podían costearse la gran aventura que suponía el largo viaje desde las tierras del norte del planeta, lugar principal donde estaba asentado el nacimiento de la corriente turística mundial por aquellas épocas.


Despertando de un largo letargo, la sociedad de la criticada globalización, está avanzando a grandes zancadas hacía ese mundo hispano, sedienta por conocer las infinitas bellezas que el mismo encierra, y que en una inspirada noche, allá en la venezolana ciudad de Trujillo, intentamos plasmar en un trabajito que titulamos “Sueños turísticos de América”, que para entenderlo debidamente, habría que dotarse del más claro diccionario de americanismos, pues desde las “lolas” o las “victorias” chilenas, hasta los “cocheros chambaculeros” colombianos, hacíamos desfilar por sus breves páginas, las inolvidable y sorprendentes imágenes de esta singular América Hispana, que hoy ya han bendecido unos proyectos turísticos que suponen, sin ningún género de dudas, el motor de su desarrollo armonioso tanto en su aspecto económico como en el social. “El turismo es riqueza… para la persona, para la familia, para la comunidad, para el mundo entero”, propagamos junto a la Organización Mundial del Turismo.

 

cristo redentor
La inevitable fotografía ente el imponente Cristo Redentor, en el morro de El Corcovado, en Río de Janeiro, fiel notario de nuestra presencia en uno de los símbolos turísticos mas importantes del mundo.


En busca de su Rentabilidad

 

Hace poco tiempo, en la Feria Internacional de Viajes y Turismo de Moscú, la coordinadora general del citado evento comentó que los países latinoamericanos están constituyendo un especial atractivo para los turistas rusos. Una situación impensable hace apenas unos pocos años.


Hoy, cuando el mundo se está reponiendo de la sorprendente marcha ascendente del movimiento turístico internacional, existen ya varios millones de turistas que sueñan con visitar estos emocionantes y espectaculares lugares que los más modernos medios de comunicación (prensa, radio, TV, Internet, etc.) ponen a nuestra disposición, para despertar el impactante deseo de su visita. Iberoamérica no es una excepción. Es mas, es uno de los destinos que cada año crece de forma constante, según los datos contrastados por la Organización Mundial del Turismo.


Los más impresionantes desarrollos turísticos invaden las costas del Caribe, el Pacífico y ese mar Atlántico que va desde nuestra Venezuela, hasta la soñada Argentina, con su Mar del Plata, sin olvidar las playas de Carrasco o Punta del Este, en la hermosa República Oriental del Uruguay…

 

Casa Pueblo
La Inolvidable “Casa Pueblo” en Punta del Este, un modelo de la nueva arquitectura hotelera. F/ TuristaMahanizane Destinos.


Desde la Antártida hasta las mismas costas colombianas, la continuidad del ambiente marinero del Océano Pacifico, nos ha llevado hasta la famosa isla de Robinsón Crussoe, en el archipiélago chileno de Juan Fernández, en una estancia que nos recordaba con nostalgia, como comentamos en su día, nuestra amiga chilena Leslie Urrea, de su paso por esta hermosa isla, situada frente al puerto de Valparaíso, nada menos que a 700 kilómetros de la costa, sin olvidarnos, claro está, de nuestras visitas a Valdivia, Viña del Mar, o las costas peruanas de Lima o el Callao, las ecuatorianas de Guayaquil, o las colombianas de Buenaventura,… Unas aventuras que, como tantas otras vividas en nuestra América, ahora nos lleva a la reflexión y al estudio de lo que el turismo está haciendo por estas legendarias tierras…

 

Chiloé
Chiloé, espléndida isla de la región austral de Chile, un paraíso de la gastronomía marina, donde nuestros recuerdos nos llevan a la degustación de sus “machas”, “picorocos”, “locos”…o los sensacionales “choros zapato”

 

Y no es para menos. Son millares las horas que hemos pasado en la aulas analizando y estudiando toda esta nueva situación de la América Hispana, acompañados de decenas de técnicos en turismo graduados en muchas universidades americanas, que con la colaboración de exitosos programas y serios capacitados profesionales, disfrutamos realizando e ilustrándonos con estudios y trabajos orientados al desarrollo turístico de sus propios países.

 

Fortaleza Real Felipe
Fortaleza del Real Felipe en El Callao, Perú, otro hito de especial relieve en el Océano Pacífico, cargado de una singular historia, que le hace ser un punto de destino turístico de gran valor para la promoción turística de la nación peruana. F/ Caroline-Brouwer

 

Un Aporte de Excepción


Decíamos en varios anteriores trabajos de opinión, realizado en publicaciones americanas y europeas, que a la cuantiosa inversión del empresariado en América, había que hacerle una lectura muy especial y un explícito reconocimiento, en cuanto a su importancia en el desarrollo socio-económico de todos los países donde se está desarrollando.


Nada más claro ni más positivo. Donde se está asentando e impulsando la industria hotelera en América, está creciendo y despertando una economía en paralelo en todas sus actividades, tal como el turismo proporciona, y que esta fuera de cualquier duda que pudiese suponer su excepcional importancia.


“Al tiempo que crece el turismo, crece también la necesidad de los destinos de mejorar su infraestructura para atender esta afluencia. Así, nacen nuevos aeropuertos, carreteras, puertos deportivos, plantas de tratamiento de aguas residuales, potabilizadoras, y decenas de adelantos que aportan una mejora sustancial en la vida de los residentes locales…” y que naturalmente son fuentes de creación de riqueza y de empleo.

 

Río de Janeiro
El espectacular colorido del carnaval de Río de Janeiro, uno de los destinos turísticos mas cotizados del mundo desde “toda la vida”, sigue siendo un poderoso atractivo para el turismo de lujo internacional.

 

Sin embargo, en toda esta espectacular acción que el turismo comporta en los países donde se consolida como un destino, la más significativa debe de ser la erradicación de la pobreza, y el desarrollo cultural de sus habitantes. Algo de incontestable valor para llegar a la calidad de vida que nos lleve a la cúspide de lo hoy llamada “cultura de paz”.

 

El aporte del empresariado en todo este desarrollo debería estar contemplado de una forma determinante por los más importantes organismos internacionales, pues no es de despreciar las cifras que indican que la inversión en turismo aporta diez veces más puestos de trabajo que iguales cantidades en las industrias pesadas… Cifras y datos que ya en 1971, manejaba la Organización Mundial del Trabajo, haciéndonos ver, además, la significativa preparación cultural que tienen que ofrecer los empleados en el sector turístico, de forma incomparable frente a la de otras actividades de la industria o el comercio internacional.

 

Guayaquil
Guayaquil, en las costas ecuatoriana del Pacífico, sede del histórico encuentro Bolívar-San Martín, un punto importante para la atracción turística de Ecuador.

 

Un Mundo por Hacer…

 

Conversando con importantes profesionales de alta gerencia turística, en empresas establecidas en América, disfrutábamos elogiando su quehacer como auténticos apóstoles del desarrollo cultural de un entorno que, desde hace cientos de años, no había tenido la menor oportunidad de encontrar una mano amiga que le guiase de forma seria y segura por los senderos que conducen hacia la paz social, el entendimiento de la comunidad, la responsabilidad, y el amor al trabajo bien hecho. Existen estos personajes, como conocemos y sabemos dónde están, frente a los capitalistas pendientes de las alzas y bajas de los mercados mercantiles.


Estos profesionales, están regados de muchas formas por toda Iberoamérica impartiendo “cátedra” de unos conocimientos que están expandiéndose como un gran paraguas de integración, sobre los más recónditos lugares, llevándoles la cultura del turismo – así como suena – esa cultura que propicia la paz mundial, la erradicación de la pobreza, la conservación de las “señas de identidad de los pueblos”, etc. etc. etc., todas unas metas unidas, irrevocablemente, a la consecución de mejor calidad de vida para los habitantes de La Tierra.

 

En Cuba, Dominicana, México o Brasil, etc., son muchas las situaciones en que hemos oído sorprendentes anécdotas acerca del tema del aborigen que se incorpora al mundo profesional del trabajo en el turismo… Comentarlas hoy para nuestros lectores, sería una fase interminable en la que estaríamos disfrutando, al igual que nuestro amigo Fran, cuando le relatábamos las “vivencias turísticas” con que nos obsequiara un buen día nuestro amigo, el ex alcalde de Garachico – localidad de la isla de Tenerife, Canarias – Ramón Miranda Adán – graduado como Técnico de Empresas Turísticas – en una de las varias visitas que le hiciéramos, acompañados por un grupo de estudiosos licenciados en turismo americanos, que oyeron con deleite frases isleñas protagonistas de estos pasajes y que nosotros – en justo recuerdo agradecido a Ramón Miranda – queremos traer al recuerdo como un ejemplo vivo de lo mucho que se puede hacer, y se hizo, para trasmitir enseñanzas y experiencias turísticas con el único y claro propósito, de conseguir un mundo donde podamos todos vivir en paz, sin las intrigas y desmanes de quienes con el poder político se creen poseedores de la verdad y la justicia, cuando sus hechos demuestran todo lo contrario.

 

montevideo
Espectacular playa de Carrasco, en la ciudad de Montevideo, un buen ejemplo del desarrollo turístico sustentable con sus construcciones residenciales, y amplia avenida, muy lejos de las playas mundiales ahogadas por imponentes edificios, que limitan sus horas de sol y masifican sus espacios naturales.

 

 

Otros Artículos del Columnista

 

 

Visto 228 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

BannerHoritzontal1BannerHoritzontal1